Pinturas en base acuosa o solvente: sepa cuál elegir

30 - Agosto - 2020

Experto de la Universidad Federico Santa María explicó detalladamente cuáles son las características de ambas opciones. Con esto, quedará perito para dar color a cualquier superficie.

Está en proceso de terminaciones de una obra, y tiene la complicada y hermosa labor de elegir la pintura adecuada para recubrir las paredes y techos de las habitaciones.

En el mercado existen dos variedades muy marcadas: en base a solvente y en base a agua.

Emilio Guerra, profesor del Departamento de Construcción de la Universidad Federico Santa María, dio cátedra sobre las características y diferencias que tienen ambas opciones en pinturas.

“Las pinturas base solvente tienen como componente el aceite. Su secado es relativamente lento, entre 3 y 4 horas al tacto y entre 12 y 14 horas para aplicar la segunda mano, el diluyente principal es el aguarrás o diluyente sintético. Además, la dilución permite esparcir de mejor manera la pintura en la superficie, mejorar la nivelación y dar un óptimo secado”, comentó el académico a La Cuarta Constructor.

Agregó que en este tipo de pinturas, “existen los óleos opacos, semibrillo y brillantes, aparte de esmaltes sintéticos, barnices, impregnantes, anticorrosivos, pinturas de pisos y piscinas”.

En tanto, la principal virtud de las pinturas en base de agua es la rapidez en su aplicación y secado, que permite ahorrar varias horas al maestro, aunque también tiene otros beneficios.

“Estas pinturas cada vez más van ganando terreno en las aplicaciones, ya que secan entre 1 y 2 horas al tacto y se debe esperar unas 4 horas para el repintado. Son más amigables con el medioambiente, y las herramientas ocupadas son más fáciles de limpiar. Los maestros mayores confían plenamente en los productos base aceite, pero la tecnología de las pinturas en base acuosa ha alcanzado el mismo nivel de calidad permitiendo exactamente las mismas prestaciones”, dijo Guerra.

Este tipo de solvente se puede encontrar en los siguientes formatos: “Esmalte al agua, látex, óleos, esmaltes sintéticos, barnices, impregnantes, anticorrosivos, pinturas de piso, piscinas y techo”.

¿Sobre qué superficie?

Ambas pinturas pueden funcionar perfectamente para interiores y exteriores. Sin embargo, lo que hay que responder es para qué superficies conviene una pintura u otra.

“Las pinturas al aceite como los óleos se recomiendan para maderas al interior o exterior y en zonas de la casa donde se necesita una buena limpieza de superficies como baño y cocina. Para eso se utiliza la terminación brillante o semibrillo. La terminación opaca se recomienda para cubrir colores muy intensos y luego pintar con colores más suaves o pintar directamente siempre sólo en zonas donde no haya humedad, es decir, living, comedor, pasillos y dormitorios. El esmalte sintético tiene terminación brillante y su principal uso es aplicarlo sobre anticorrosivo en acero, como rejas, portones y protecciones”, aseguró el profesor de la USM.

En cambio, “las pinturas en base acuosa se recomiendan para exterior e interior, destacando los esmaltes al agua y el látex. La principal diferencia entre estos dos tipos es que el esmalte al agua es 100% lavable, ideal para cualquier parte de la casa, pero principalmente para fachadas, baños, cocinas y dormitorios de niños. El látex es limpiable, por lo que se puede ocupar en living, comedor, dormitorios y cielos secos, aunque las líneas profesionales de látex sin problemas se pueden aplicar en el exterior”, sentenció.